Por favor seleccione una página para

Bruselas, una pequeña gran capital

Bruselas, una pequeña gran capital

Grand Place

Últimamente sólo llegan malas noticias desde Bruselas en el ámbito económico pero esto no debe ensombrecer la imagen de una ciudad a la que personalmente tengo mucho cariño. Tuve la suerte de vivir allí dos años y lo cierto es que me conquistó (sólo iba para unas prácticas de 3 meses así que ya os podéis imaginar)

Por ello, mi recomendación viajera de esta semana se la dedico a la capital de Bélgica que es, sin duda, la capital de Europa.

Aunque tiene mala fama climática (es cierto que llueve mucho y es gris pero no mucho más que Londres o Amsterdam), Bruselas es un destino ideal para pasar un fin de semana. Tiene la ventaja de ser una capital pequeña (tiene poco más de un millón de habitantes) pero ofrece a los turistas lo mejor de las grandes ciudades. Es una ciudad para conocerla paseando aunque predomine el suelo de adoquines. Por ello, abstenerse tacones!!

Sin duda, la auténtica joya de Bruselas es la Grand Place donde se encuentra el Ayuntamiento (un edificio que contiene los mejores valores arquitectónicos del estilo gótico) y en torno a ella, se encuentran los lugares de mayor interés turístico de la ciudad como el Mannenken Pis, el niño más famoso de Bélgica. Además es una autentico fanático de la moda ya que tiene un fondo de armario de más de 800 trajes que están expuestos en Musée de la Ville ubicado en la Grand Place. No tan conocida, entre las callejuelas colindantes, nos podemos encontrar con su equivalente femenina, Jeanneke Pis.

Grand Place

Manneken pis

Las Galerías Saint Hubert Galeries Royales) destacan por ser las primeras galerías comerciales de Europa y un reflejo del lujo con algunas de las mejores tiendas de la ciudad. Tienen una gran riqueza arquitectónica (a mi me recuerdan, salvando las distancias, a las Galerías de Vittorio Emanuele en Milán). Cerca de estas galerías se encuentra la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula y conocida por ser la catedral donde se casaron los príncipes de Bélgica.

Galerías Saint Hubert

Otro de los símbolos de Bruselas es el Atomium, recuerdo de la celebración de la Expo de 1958. Tiene uno de los ascensores más rápidos del mundo y desde lo alto podemos disfrutar de las vistas más bonitas de la ciudad. Además en su interior tiene exposiciones que podemos visitar subiendo por las distintas esferas que lo componen. Junto al Atomium se encuentra el conocido Mini Europe (una réplica de los monumentos más importantes de Europa en miniatura)

Atomium

Bruselas también es sinónimo de Unión Europea. En ella, se encuentran las tres instituciones más importantes de la Unión (Consejo, Comisión y Parlamento Europeo) y con ellas, un gran número de personas que trabajan en torno a ellas. Como dato curioso, Bruselas es la ciudad del mundo con más lobbistas acreditados. Estas instituciones se encuentran en el denominado barrio europeo con una vida frenética durante los días laborables pero que descansa durante el fin de semana. Si coincide que estáis por semana, es muy recomendable visitar las distintas instituciones y tomar una cerveza frente al Parlamento Europeo en la conocida Place du Luxemburg, un autentico hervidero a partir de las 6 de la tarde. También podéis acercaros a Place Jourdan a tomar las frites más famosas en Maison Antoine ó cenar en la Place Saint-Boniface

 Bruselas

Si os gustan las antigüedades, no dejéis de visitar el Sablon. Es el barrio bohemio de la capital por excelencia y donde podemos encontrar las más prestigiosas galerías de arte y antigüedades. Siguiendo este itinerario, no olvidéis visitar la iglesia de Nuestra Señora del Sablon y el jardín del Pettit Sablon para continuar caminando hacia el Palacio Real (sólo se puede visitar en determinadas épocas del año pero merece la pena verlo aunque sea únicamente la fachada principal). Si os apetece comer por el barrio, os recomiendo Le Perroquet un restaurante art decó a un precio muy recomendable.

Place du Grand Sablon

La milla de oro de Bruselas se encuentra en la Avenue Louise donde nos podemos encontrar el lujo de las grandes marcas internacionales. Para presupuestos más ajustados, os recomiendo la conocida Rue Neuve ya con  tiendas low cost

Muy llamativo es su plato típico: mejillones con patatas fritas. En la zona de Grand Place encontraréis numerosos restaurantes típicos aunque, como buena capital, la oferta gastronómica es de lo más variada. Si os gusta la cerveza no podéis dejar de visitar la cervecería Delirium Tremens, una de las más importantes de Bruselas ya que tienen una carta con más de 100 tipos de cerveza!!

Pero Bruselas es conocido, sobre todo, por su chocolate siendo definitivamente el paraíso de los golosos. Godiva es el buque indigna del chocolate belga en la que destacan sus bombones de lujo siendo sus locales autenticas boutiques del chocolate. En esta línea, se encuentra también Pierre Marcolini. Más económico, os recomiendo los pralinés  de Leonidas. Otro clásico del dulce belga son los gofres que preparan con todo tipo de ingredientes (junto al Manneken Pis hay un puesto donde preparan los mejores gofres de la ciudad).

Bruselas

Lo cierto es que esto es sólo una pequeña muestra de lo que ofrece Bruselas pero hay mucho más. ¿Os animáis a visitarla?. Yo, por supuesto, volveré!

Comment (1)

  1. Abretonf 4 años hace

    Tengo ganas de volver!!!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>