Por favor seleccione una página para

El test del amor o como enamorarse en 36 preguntas

El test del amor o como enamorarse en 36 preguntas

Hace un par de días me quedé totalmente fascinada con un experimento con personas reales que llevaron a cabo los responsables del programa El Hormiguero en Antena 3.

 Habían heredado un cuestionario de 36 preguntas, procedente del psicólogo Arthur Aron en 1997, que recuperó la escritora Mandy Len Catron en un artículo publicado el pasado 9 de enero en el New York Times.

Y tras leer este artículo decidieron ponerlo en marcha a través de las redes sociales del programa como medio para captar voluntarios con el claim: “¿Estáis dispuestos a sentir?” . “Vamos a hacer que os enamoréis”.

 Al realizar dicho test entre perfectos desconocidos, tras una selección pensada para compaginar compatibilidades, se suponía que el resultado sería cierto tipo de sentimiento mutuo o atracción de una forma tan efectiva como veloz.

 El broche final a la batería de preguntas era que la pareja en cuestión se mantuviese dos minutos mirándose a los ojos fijamente.

 Las parejas formadas por dos individuos que no se habían visto en su vida y sentados en un sofá delante de los técnicos de televisión, al cabo de 36 preguntas conseguían tal intimidad y complicidad entre ellos, que el resultado no podía ser más rotundo:

  • 6 de las 7 parejas que participaron acabaron besándose allí mismo, delante de los cámaras sin importarles en absoluto su presencia.
  • 2 parejas se fueron de allí directamente juntas a tomar algo.
  • 3 continúan viéndose a día de hoy, según contaba Pablo Motos en el programa del miércoles.

 Así dicho parece de locos, pero al ver el vídeo del experimento llevado a cabo por el programa y cómo reaccionaban los participantes ¡hizo que se me llenasen los ojos de lágrimas!

 Me pareció bonito, real, inocente y fresco. Y a la vez me dio bastante en qué pensar. ¿Tan solos nos encontramos?

 Esta prueba diseñada por un famoso psicólogo hace casi 20 años, pone de manifiesto que todos nosotros necesitamos un poco más de atención plena, sincera, que nos escuchen de verdad mirándonos a los ojos. Da igual la edad, el sexo y el lugar, todos queremos querer y que nos quieran, besar y que nos besen, sentir… aunque sea un perfecto desconocido. ¿ Y ahora qué, te animas a hacerlo? 

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>