Por favor seleccione una página para

¿Por qué dices sí cuando tu mente dice No? Aprende a negarte con elegancia

¿Por qué dices sí cuando tu mente dice No? Aprende a negarte con elegancia

In Baralia

¿Cuántas veces has dicho sí en lugar del NO que estabas deseando responder?  Sin embargo no te has atrevido por miedo a decepcionar, sentirte culpable o rechazada, ¿verdad? Pues actualmente sabemos que trabajar la asertividad es fundamental para la reafirmación de la personalidad y de la propia identidad.

Hazle caso a Freud

Se puede querer agradar a los demás y al a vez, defender tus propias opiniones o deseos. Este aprendizaje produce beneficiosos efectos en nuestra personalidad, según Freud, a la vez que evita situaciones incómodas. Freud asegura en La interpretación de los sueños, que el inconsciente no conoce el concepto de la negación o lo negativo. El inconsciente es todo impulso, deseo inmediato satisfecho, libertad. El “no” nunca aparece en su vocabulario. La capacidad para negar, según Freud, debe entonces pertenecer a otra parte de la mente; por eso, muchas veces, resulta difícil decir conscientemente “no”.

Si no sabes negarte a algo que no deseas hacer, te hará sentir incómoda y, en consecuencia, harás cosas en contra de tu voluntad que te disgustará y hará sentir inferior por ceder a los deseos de los demás y arriesgarte a ser manipulada y chantajeada. Con esta actitud, está en juego el respeto que nos debemos a nosotros mismos ya que afecta a la autoestima.

Aprender a negarse

1. ¿Puedo o Debo?

Un primer paso es descubrir la diferencia entre:

Querer complacer a todas las personas cuando uno no debe o Ayudarlas cuando uno puede.

2. Eliminar los miedos

Otro paso es analizar las emociones que nos impulsan a atender siempre peticiones o favores y eliminar esos miedos:

-Miedo a que los demás nos dejen de querer o se enfaden. Al rechazo.

– Miedo aparecer egoístas o malas personas.

– Miedo a sentirnos culpables.

– Miedo a decepcionar.

– Miedo a crear un conflicto en la relación personal.

3. Di NO con elegancia

A la hora de decir “no”, lo más adecuado es no dar excesivas explicaciones porque, de hacerlo, puede parecer que estamos dando excusas.

Además, la principal táctica asertiva es ofrecer alternativas a nuestra negación, basadas en la frase “No, pero…”

  1. “No puedo hacer esto ahora; pero, es muy probable que mañana sÍ”.
  2. “No puedo satisfacer tus deseos; sin embargo, puedo hacerte esto otro, si quieres”.
  3. “Lo siento, pero tengo un compromiso”.

Pon en práctica estas pautas desde hoy mismo con tu jefe o con tu familia, y aunque al principio necesites práctica para resolver la situación con naturalidad, a medida que vayas ensayando tus “no elegantes” verás cómo te sientes liberada y feliz por ser capaz de hacerlo.

¿A qué esperas!

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>